Alcance del turismo sostenible

Ahora no tendrás que rezar un credo para poder alcanzar unas verdaderas vacaciones como las que te mereces y es que en el abanico de posibilidades encontramos al turismo sostenible como una opción bastante satisfactoria. 

Es importante definir tal actividad puesto que podría confundirse con sólo el cuidado y protección del ambiente y este abarca más aspectos de mayor relevancia. El turismo sostenible hace referencia al equilibrio que debe existir entre los diversos factores que se encuentran enfocados a una misma actividad de manera directa o indirecta. 

Es decir, que la sostenibilidad trata de enlazar el equilibrio entre los aspectos económicos, ambientales y sociales que se encuentran implícitos en la actividad turística de acuerdo a cada empresa. 

Aspectos que abarca el turismo sostenible

En primer lugar encontramos los económicos, los cuales hacen referencia a la distribución equitativa de las riquezas, salarios y beneficios con que cuentan las comunidades y esto incluye la formación de las personas que intervienen en dicha actividad para brindarles preparación académica por ejemplo, y de esta manera realizar un mejor trabajo. 

 Le continúan los elementos naturales, los cuales engloban todas esas actividades que se realiza con el turismo y cuya finalidad es la protección del ambiente en donde se desarrolla, en sincronía con los esfuerzos para su mejora ambiental a nivel local y regional.

También suele ser de gran relevancia el aspecto social, pues las empresas que se dedican al turismo no sólo se encargan de aportar algún beneficio económico, sino que también toman en consideración la gran diversidad de beneficios que las empresas pueden brindar tanto en la economía local, como en la de un país, pero también realizan aportes deportivos, culturales, sociales, educativos, entre otros. 

Las actividades turísticas y la sostenibilidad 

No debe ser tomada la sostenibilidad como algo desligado del entorno, pues se encuentra inmersa en todas las actividades de índole turístico. Un error sería pensar que si una empresa turística se enfoca en el ambiente, es entonces sostenible y ello no es así si ésta no se enfoca en prestar una adecuada atención a la comunidad donde se desarrolla, por lo que distará del concepto. Y esto no sólo hace referencia a una empresa, sino que se puede ajustar a una región o un país. 

El modelo sostenible ha llevado a emplazar a la industria turística a nivel mundial a través de grandes retos y por medio de una variación en el enfoque del pensamiento arraigado en lo que es el turismo en realidad, llevando a una visión conservacionista al turista por lo que debe convertirse en un ser más consciente de las visitas que realiza y de su trascendencia en ellas y en el entorno. 

El cambio de apariencia no es el enfoque del turismo sostenible, sino en que las personas realmente comprendan lo que las comunidades tienen para transmitir y que con ello los turistas sepan que sólo se hace para su beneficio y a través de su conciencia, lo que también involucra a colaboradores, proveedores y clientes.